Quitar gotele y alisar paredes

quitar gotele y alisar paredes

Quitar gotele y alisar paredes

¿Quieres mejorar la estética de tu casa? ¿No sabes cómo quitar gotele y arreglar las paredes de tu vivienda o negocio? Para cambiar la estética de tu vivienda y conseguir los mejores resultados es necesario considerar algunas técnicas constructivas.

Lo cierto es que, en los últimos años, la tendencia está marcada por las paredes diáfanas y lisas. Los colores destacan mejor y aumenta considerablemente la sensación de amplitud, de luz y de espacio. Podemos manejar las imperfecciones con facilidad y optar por la instalación de elementos como vinilos o papel pintado.

Si necesitas un cambio en tu vivienda, como quitar gotele para aplicar una nueva técnica, ¡no te preocupes! A continuación, te mostramos algunos consejos que te pueden servir para crear un entorno ideal. Pero antes vamos a mostrarte en qué se basa este sistema para cubrir muros.

 

¿Qué es el gotele?

El gotelé para decorar es una técnica basada en esparcir pintura espesa sobre la pared a tratar. La pintura llena de pequeños grumos da un aspecto a la superficie irregular y rugoso, de espesor considerable. Se aplica usualmente con pistolas de aire a presión y rodillos fabricados para crear relieves o tirolesas.

 

¿Por qué usar gotelé?

Cuando una construcción tenía imperfecciones, una forma de ocultar tales desperfectos consistía en realizar acabados gruesos. Los desniveles en la pared pasaban inadvertidos y no implicaba un elevado coste. Este tipo de técnica tuvo mayor aceptación en el sector empresarial.
Como profesionales en el área de reformas, podemos observar que hoy día el gotelé ha quedado en desuso. Sus cualidades se limitan a cubrir fallos más que aportar una estética agradable y cálida para el hogar o el negocio.

La tendencia actual son las paredes simples, lisas y que no expongan relieve de ningún tipo. Uno de los motivos de elegir paredes lisas es por las ventajas que ofrecen a la hora de decorar las estancias. Su color es más homogéneo y nos permite reparaciones rápidas con excelentes resultados estéticos.
De este modo las reformas actuales se han centrado más en retirar la capa de gotelé o modificar totalmente su aspecto irregular. El objetivo es crear superficies con acabados finos, de estética visualmente agradable y con esquinas visibles y marcadas.

 

tipos de gotele

 

Tipos de gotelé

Podemos diferenciar tres tipos de gotelé usados tradicionalmente para cubrir paredes de interior.

 

Gotelé de pintura al temple

La palabra temple implica que el producto se mezcla con algún tipo de pegamento. En este caso la pintura espesa se mezcla con cola vegetal para obtener un gotelé de color blanco que podremos usar para absorber la humedad. Eso sí, ni se puede lavar ni aguanta bien las rozaduras.

Gotelé de pintura plástica

Para evitar los inconvenientes del temple se puede proteger con pintura plástica. Gracias a esta protección podemos lavar la pared sin temor a arrastrar la pintura.

Gotelé plástico

La diferencia con el anterior radica en que la pintura plástica viene incorporada desde el inicio.

 

¿Cómo averiguar qué tipo de gotelé tiene mi pared?

Si queremos saber qué tipo de gotelé tiene la pared podemos hacer el siguiente experimento:

1. Rascar un poco de pintura hasta sacar pequeños fragmentos.

2. Verter los restos obtenidos en un recipiente con un poco agua tibia.

Si el agua se vuelve turbia, tienes gotelé al temple. Por contra, si la mezcla no llega a disolverse, estaremos ante el plástico.

como quitar el gotele

¿Como quitar el gotele?

Una vez descubierto el tipo de gotelé que queremos retirar, podemos proceder de la siguiente manera.

 

Eliminar gotelé al temple

Si queremos eliminar este tipo de gotelé, primero debemos rociar con agua toda la superficie de la pared. Es recomendable no empaparla en exceso para evitar que se forme una pasta viscosa. Una vez pulverizada la pintura, podemos retirarla con una espátula de tamaño mediano o ayudarnos de una llana lisa.

Los huecos que queden al remover la pintura pueden repararse aplicando una capa de enduido. Una vez seca la masilla, podemos lijar la superficie hasta que quede totalmente plana.

Remover gotelé plástico

La mejor manera de quitar el gotelé de tipo plástico es cubrir la superficie con masilla o enduido. La masilla suele ser bastante viscosa y conviene aplicarla con un rodillo liso y de tamaño mediano. Para facilitar el trabajo se puede rebajar la pasta con un poco de agua.

Posteriormente, pasaremos la llana para eliminar todas las imperfecciones. Una vez seco pasaremos el papel de lija para rematar la superficie de la pared. Para obtener buenos resultados es conveniente repetir el proceso anterior.

 

¿Cómo alisar paredes?

A continuación, te vamos a mostrar un método general para alisar paredes que da muy buenos resultados.

Limpia la superficie

Es fundamental la limpieza de la pared antes de realizar cualquier trabajo de reconstrucción. Podemos retirar la suciedad del muro con una escoba y la ayuda de un trapo húmedo. Una vez retirado el polvo, conviene proteger la zona donde se realicen los trabajos, como suelos, rodapiés y enchufes. Podemos utilizar para ello cinta de carrocero, cartones y bolsas.

Este primer paso es de vital importancia para mantener nuestros suelos, accesorios eléctricos y decorativos impecables.

 

Cubre los huecos de la pared

Si la pared es irregular, necesitamos adquirir un producto que permita cubrir la superficie del muro. Es recomendable comprar una masilla que ayude a tapar las imperfecciones de la pared a tratar.

Previo a la aplicación de dicha masilla podemos pasar una lija gruesa que permita un mejor agarre del producto. Una vez preparada la pared, podemos aplicar el material cubriente con el objetivo de obtener una superficie homogénea y uniforme.

Si compramos un producto cubriente en polvo tendremos que añadir agua hasta obtener una masa viscosa. La cantidad de líquido que tienes que añadir viene indicada en el envase. Como fórmula general podemos usar dos partes de pasta por una de agua.

Un truco que funciona bastante bien es agregar, de forma gradual, pequeñas cantidades de agua a la pasta. Tenemos que remover la mezcla constantemente hasta obtener la consistencia que realmente deseamos.

 

Aplicar la pasta

Para aplicar la masa conviene utilizar una espátula grande, tomar una parte de masilla y extenderla sobre la pared inclinando la espátula unos 40 º. Hay que cubrir la superficie con suficiente material y dejar pasar un tiempo prudente hasta que se seque. Podemos utilizar un ventilador para acelerar el proceso.

Cuando el muro esté totalmente seco emplearemos una lija para quitar los rebordes. Ayúdate de un foco de luz para ver las posibles imperfecciones y detectar qué zonas hay que repasar. Antes de aplicar la pintura, pasa una escoba a la pared para retirar el polvo que genera el lijado.

 

alisar paredes

 

Métodos para alisar paredes

No todas las paredes tienen el mismo comportamiento, ni se encuentran en el mismo estado de conservación. A continuación, te presentamos algunos métodos auxiliares que pueden facilitarte los trabajos.

 

Usar líquido fijador

Es una forma de garantizar que no se deteriore el viejo estucado y de que el enmasillado, al secar, no genere grietas. Utilizaremos un líquido fijador y aplicaremos varias capas de masilla especial para recubrir el estucado. Debe quedar completamente liso. Para lograrlo, esperaremos a que seque la masa y lijaremos los salientes.

Este último paso es el que genera mayor suciedad, dado que el polvo se esparce por todos los rincones. Conviene por ello tapar los muebles y los sillones. Una vez retiramos el polvo, la superficie está lista para pintar.

 

Alisar pared con desconchones

Cuando la pared se encuentra en mal estado y tiene agujeros y grietas de tamaño considerable es conveniente sanear la rotura. Usaremos la esquina de una espátula filosa para retirar aquellos fragmentos de la pared que se desprenden con facilidad. Es conveniente trabajar los desconchones en forma de «V», para así facilitar el posterior relleno con enduido.

Para reparar las grietas realizaremos un movimiento horizontal con la espátula. Después, para retirar el excedente de material, haremos un desplazamiento vertical. Conviene dejar secar el muro un día completo. Una vez seca la masilla, podemos lijar la superficie y pintarla.

 

Alisar pared descascarillada

La humedad y la contaminación provocan hinchazones en la pintura y la presencia de cáscaras de todo tipo. Para alisar una pared cuya pintura está llena de burbujas y muy deteriorada conviene usar una rasqueta. Tenemos que sacar toda la pintura vieja empezando por las esquinas de la habitación. Posteriormente, lijaremos la pared para proceder a su enmasillado.

Como mencionamos anteriormente, las imperfecciones de la masilla seca podemos trabajarlas con lija. Podemos empezar a utilizar grano medio y disminuir a grano fino. Conviene ayudarnos de un taco de madera recto para envolver la lija y trabajar más cómodamente.

Si el muro tiene humedad, la nueva pintura podría volver a despegarse. Hay imprimaciones hidrófugas y masillas antihumedad que impiden que el agua que contiene el muro pase a la pintura.

 

Ahora que te hemos mostrado como mejorar la estética de las paredes y quitar el gotele, no olvides tomar precauciones. Recomendamos usar mascarillas y guantes desechables a la hora de lijar, así como tratar las superficies. Si usamos la espátula para sanear, es recomendable usar gafas de protección que eviten que los pequeños fragmentos de estuco puedan dañar nuestros ojos.

 

Aquí puedes ver el resultado de nuestros trabajos de reformas 

 

 

Share